¿Tengo los mismos derechos al alquilar una habitación que al alquilar un piso?

Publicado por admin | Publicado en Consejos de OPAU, Noticias alquiler | Publicado el 22-11-2017

Etiquetas: , , , , ,

0

¿Tengo los mismos derechos al alquilar una habitación que al alquilar un piso?

 

 ¿Cómo se trata el alquiler de una habitación? ¿El que alquila una habitación tiene los mismos derechos y deberes que quien alquila un piso?

El tema es importante porque sólo si la respuesta es afirmativa podrá el que alquila una habitación disfrutar de los beneficios de la Ley de Arrendamientos Urbanos, como el poder dar por terminado el contrato a los seis meses o el derecho a prorrogar el alquiler hasta tres años.

Lo que ocurre es que, al menos de momento, la jurisprudencia existente es la de la Audiencia Provincial de Ciudad Real, de catorce de septiembre de dos mil diecisiete, que considera que a efectos de derechos y deberes del inquilino estamos hablamos de cosas distintas.

El caso en cuestión era de un contrato de una habitación por tres meses sin prórroga y con derecho al uso de espacios comunes como cocina, baños de la terraza, etc.

Pasados los tres meses el dueño solicita el desahucio. En primera instancia se desestima la demanda al considerar que el contrato no se había extinguido sino que había sido prorrogado.

Pero no consideró lo mismo la Audiencia Provincial, que declara que el contrato de arrendamiento sí quedó extinguido al expirar el plazo con la que la inquilina debe dejar libre la vivienda. La Audiencia que hablamos no de un contrato de vivienda sino de habitación, y no le aplican las las normas especiales en materia de arrendamientos urbanos de la Ley de 1994 sino el Código Civil.

El art. 2 de la LAU define el arrendamiento de vivienda como aquel arrendamiento que recae sobre una edificación habitable cuyo destino primordial sea satisfacer la necesidad permanente de vivienda del arrendatario. El punto clave aquí es la definición de habitabilidad.

Será habitable una edificación cuando la misma sea adecuada a servir las necesidades de morada o residencia, donde la persona o la familia desarrollan la intimidad de su existencia, constituyendo su hogar, sin que este concepto sea trasladable propiamente a una habitación o dependencia que forma parte de una vivienda, objeto del contrato suscrito entre las partes, pues la misma carece de los servicios mínimos y esenciales (baño, cocina,…), y que sólo resultan suplidos por la concesión del derecho a utilizar en forma compartida, no en exclusiva, otras dependencias de las que simultáneamente se sirven los restantes ocupantes de la vivienda.

De donde se concluye que el arrendamiento de una habitación no queda sometido a la normativa especial de arrendamientos urbanos, sino al régimen general del Código Civil.

Y si te encuentras en el proceso de búsqueda de vivienda de alquiler, te recordaros que OPAU puede ayudarte a través de nuestro servicio de búsqueda y de nuestros profesionales en las franquicias Opau de las distintas ciudades españolas en las que operamos. Contáctanos a través de nuestra web o Facebook y estaremos encantados de ayudarte.

*Imagen de virlovastyle.com